BCH: Banner Negro - Hero Blog&News
bch al punto

Guía definitiva de los tipos de vino más populares y conocidos

¿Qué son las cepas de un vino?

La cepa es el tronco de la vid. Sin embargo, en el mundo del vino es muy usual escuchar esta palabra. Se utiliza normalmente para hacer referencia a las distintas variedades de vino que existen. 

Lo que diferencia una variedad de otra son las formas de las hojas y de las uvas, que hacen de cada cepa algo único. Esto aporta unas características únicas como son el aroma, el sabor o la textura. Algunos vinos se forman a partir de varias cepas. Estas mezclas se denominan ensamblaje. 

tipos de vino

El vino y su color

Una de las clasificaciones que se pueden realizar del vino es por su color. Este viene determinado por el tipo de uva, el proceso de elaboración, el clima y la zona de producción. Cada uno de estos factores junto al color aportan la información necesaria a la hora de conocer la calidad del vino que bebemos. 

  • Vinos tintos. Su color es el más intenso de todos. Este color se da gracias a los antocianos, de tonalidades azules y rojas presentes en la piel de la uva; y los tanatinos, presenten en las semillas. Al combinarse estas dos sustancias antioxidantes se da ese color rojo tan característico. El proceso de elaboración también hace que el color varíe. Si el vino se embotella nada más ser elaborado, los colores púrpuras serán más intensos. Por el contrario, si se mantiene en barrica durante más tiempo, el color será más similar al teja debido a la oxigenación.
  • Vinos rosados. El color del rosado se debe a que la cantidad de antocianos es menor que en los tintos y además se ve más afectado por la oxidación. Es decir, el proceso de maceración es menor. En maceraciones más prolongadas los colores rosados son más intensos, mientras que en las cortas se acerca más a rosas pálidos. 
  • Vinos blancos. El color de este tipo de vinos es muy variable. Pueden ir desde un verdoso hasta un color dorado. Todo depende de lo joven que sea el vino. Los vinos más jóvenes son los que cuentan con los colores más vivos y verdosos, como es, por ejemplo, el Verdejo. Sin embargo, vinos como el Albariño son más amarillos y brillantes. Por otro lado, los vinos más dulces como el Pedro Ximénez son más anaranjado por su largo proceso de crianza. 

El vino y el azúcar

Los azúcares presentes en el vino dependen de la uva, que contiene glucosa y fructosa. Durante el proceso de fermentación la uva se transforma en alcohol mediante las levaduras. Es decir, cuanto más dulce sea el vino mayor cantidad de alcohol tendrá. 

Cuando el vino ya está elaborado este azúcar se sigue manteniendo. Este azúcar que persiste se denomina azúcar residual. Sin embargo, dependiendo del tipo de vino se mantiene en mayor o menor medida. Los vinos tintos son los que menor cantidad de azúcar mantienen. Según la cantidad de azúcar que contienen se dividen en:

  • Vinos secos: son aquellos que no superan los 4 gramos de azúcar por litro.
  • Vinos semisecos: son algo más dulces ya que el azúcar oscila entre los 5 y 30 gramos por litro.
  • Vinos semidulces: el azúcar ya llega a los 30-50 gramos por litros.
  • Vinos dulces: sobrepasan los 50 gramos por litros. 
botellas de vino

Clasificar el vino por su gas

Los vinos se pueden dividir entre los que contienen dióxido de carbono y los que no. Los que contienen dióxido son los que tienen gas. Dentro de esta variedad se clasifican en:

  • Vino tranquilo: se refiere a los vinos que no tienen presencia de gas. Estos son los blancos, rosados y tintos. Son conocidos como los vinos de mesa ya que son los más consumidos. 
  • Vino espumoso: estos vinos retienen parte del dióxido de carbono en la propia fermentación. Contienen burbujas pero no espuma. Su color suele ser rosado o blanco.
  • Vino de aguja: son vinos jóvenes que se consumen en el mismo año de su elaboración para no perder las burbujas y el frescor. Algunos de ellos son, además, gasificados. Es decir, se les añade una mayor cantidad de gas carbónico.
  • Vino gasificado: contiene gas carbónico de forma externa. Es decir, se añade más gas aparte del que tiene de forma natural gracias a la fermentación. 

Vinos especiales

Se denominan vinos especiales aquellos que quedan normalmente fuera de las clasificaciones habituales. Son aquellos con características únicas, ya sea por su elaboración o el tipo de uva utilizado. Son los siguientes:

  • Vinos fortificados: se les añade alcohol durante la destilación por lo que el su nivel de alcohol es mayor al de otros vinos.
  • Vinos generosos: están creados a partir de uvas selectas y se rigen por unas normas especificas dependiendo de su región de origen. Suelen ser secos abocados o dulces.
  • Vinos licorosos: similares a los vinos dulces. En ellos la cantidad de azúcar aumenta, siendo como mínimo de 100 gramos por litro. Esto provoca que el nivel de alcohol supere el 13%.  
  • Vinos enverados: se caracterizan por las características climáticas de su elaboración, que impiden una maduración completa de la uva.
  • Vinos tardíos: son lo contrario de los enverados ya que en esta ocasión la uva se encuentra excesivamente madura.
  • Vinos de hielo: surgen de uvas producidas en climas muy fríos, que provocan uvas muy dulces.

Programas relacionados

Grado en Gestión y Dirección Gastronómica
Dirección e Innovación en Restaurantes

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR...