BCH: Banner Negro - Hero Blog&News
bch al punto
GANADERÍA SOSTENIBLE EN GASTRONOMÍA

La importancia de la ganadería sostenible en la gastronomía

La ganadería sostenible se refiere a aquella ganadería que no recurre a sustancias químicas en el tratamiento de los animales. Además, es respetuosa con el medio ambiente al tener conciencia del nivel de emisiones contaminantes y llevar a cabo un uso responsable de los recursos. De esta forma, consigue ser un modelo que perdura en el tiempo y que mantiene el mismo nivel de producción sin dañar el ecosistema.

Ganadería sostenible

¿Cómo se lleva a cabo la ganadería sostenible?

Este tipo de ganadería se caracteriza por su gran esfuerzo con el medio ambiente para lograr los objetivos. Algunas de sus características son, por ejemplo, la utilización de una energía eficiente como son la solar, eólica, materia orgánica…; costes de producción bajos que permitan producir ganancias para cubrir las necesidades materiales o la creación de una comunidad de trabajadores con una participación igualitaria. 

Además, el uso de sistemas físicos y tecnologías son claves para llevar a cabo este tipo de ganadería. En primer lugar, el cuidado del suelo a través de la labranza y el empleo de estiércol favorecen la conservación de este. De esta forma, los pastos se encontrarán en mejores condiciones y la fuente de alimento de los animales será de la mejor calidad. El empleo del agua es también un punto a tener en cuenta. A través de sistemas de microcuencas y almacenamiento de lluvia, se consigue maximizar las corrientes de agua. También es necesario la aplicación del riego y establecer un orden de los cultivos. 

Las tecnologías más comunes son los biofertilizantes, medicina verde, bioplagicidas para el control de plagas, cercas vivas, bosques nutricionales, leguminosas… Asimismo, el uso de residuos, la siembra de árboles para crear sombra o la técnica de combinar pastos con arbustos; hacen de la ganadería una actividad mucho más respetuosa.

Por lo tanto, la ganadería sostenible se traduce en una gastronomía también sostenible. En España, ya son muchos los centros que apuestan por este modelo de cocina. Un modelo más considerado con nuestro planeta y que tiene claro la necesidad de un cambio. Uno de ellos es la escuela Barcelona Culinary Hub, involucrada en impartir a sus alumnos la importancia de este tipo de gastronomía. 

¿Por qué es importante consumir alimentos de una ganadería sostenible?

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación estima que para 2027, el consumo de carne será de 38 kilos por persona y año. En un sector con tal nivel de demanda es crucial la concienciación del consumidor, que es responsable de elegir el tipo de ganadería que quiere consumir y apoyar. 

Los profesionales de la gastronomía tienen en sus manos el poder del cambio, al poder apostar por el uso de alimentos mucho más respetuosos. Para ello, la educación y la formación en la importancia de la implantación de nuevos hábitos alimenticios es fundamental. Barcelona Culinary Hub apuesta por este tipo de formaciones ofreciendo a sus alumnos múltiples cursos donde adquirir los mejores conocimientos sobre cocina respetuosa.

En un mundo en el que la producción de carne es tan contaminante, ¿se puede seguir comiendo carne y ser, a la vez, sostenible? La respuesta es sí. Según el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas, “las dietas equilibradas basadas en alimentos de origen vegetal y animal producidos de forma sostenible ofrecen mayores oportunidades para adaptarse al cambio climático y reducir sus efectos”.

Una dieta sostenible tiene numerosas ventajas. La primera de ellas es el respeto por el cambio climático. Las emisiones de gases de efecto invernadero se reducen considerablemente al apostar por un tipo de modelo ganadero sostenible. También favorece el bienestar animal ya que los animales son criados con libertad. A este tipo de ganadería se le denomina ganadería extensiva. 

La alimentación de los animales y su comodidad en los espacios se traducen en una carne mucho más sana y nutritiva, con beneficios para la salud como es la presencia de los ácidos Omega 3. La crianza en libertad, además, colabora con los paisajes y favorece el cuidado del terreno. Por último, es una apuesta por un cambio social. En la agricultura industrial la mano de obra se ha visto sustituida por nuevas tecnologías. Sin embargo, la agricultura sostenible promueve la creación de empleo en las zonas rurales, mejorando la economía del campo. 

Ganadería sostenible

Las consecuencias de la sobreexplotación ganadera

La ONU estima que la ganadería provoca el 14% de las emisiones que provocan el calentamiento global. Esto se traduce, según Greenpeace, en unos 70 millones de toneladas de CO2 al año. 

La ganadería intensiva y masiva tiene graves consecuencias en el planeta, al anteponer la rápida producción de productos frente al cuidado del medio ambiente. Uno de sus efectos negativos es la deforestación. Según datos de Greenpeace el 80% de la deforestación mundial de los bosques está provocada por este sector, ya que el 75% de la superficie agrícola se destina a la alimentación de los animales.

Además, la ganadería industrial utiliza masivamente grandes cantidades de fertilizantes y desechos. Estos suponen el envenenamiento de la tierra y las aguas. El aire también se ve afectado por las emisiones de sustancias nocivas a la atmósfera. 

Por último, el único afectado no es solo el planeta sino que los animales y los seres humanos también sufren grandes consecuencias. En la ganadería masiva existe un gran nivel de maltrato animal. Estas malas condiciones se ven traducidas en una peor calidad de la carne que consumimos. 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR...

Encuentra tu carrera en gastronomía

En un sector en constante profesionalización y desarrollo, cada vez más las grandes empresas buscan expertos en áreas más concretas de la gastronomía. Descubre aquí todo sobre ello.